Buscar
  • EIDH

Cuando el abandono emocional infantil es una realidad.


En la actualidad, todavía es importante hablar de abandono emocional infantil, ya que es la realidad desconocida de muchos niñxs, a la que socialmente, por tratarse de un aspecto emocional, no se tiene en consideración como es debido.

Qué entendemos por abandono?

Podemos definirlo como la acción que conlleva dejar de lado o descuidar algo, ya sea una persona o un derecho; en definitiva, dejar o desamparar a alguien.

Cómo relacionamos esto con un niñx?

Sobre todo, hablar de abandono emocional, es la incapacidad de dar respuesta a las necesidades emocionales que son vitales para su desarrollo, para su seguridad y estabilidad, lo que lleva a que se sientan desamparados por sus padres; que en ocasiones intentan cubrir estas necesidades de forma material, olvidándose que las primordiales son emocionales, ya que este abandono provoca carencia o deficiencia emocional y psicológica, que a la larga acaba manifestándose también a nivel físico.

Porque?

El abandono emocional logra que esté en un estado constante de alerta, sintiéndose vulnerable, desprotegido, desorientado (no a nivel físico sino emocional, porque nunca sabe que respuesta va a obtener, si va a recibir apoyo u orientación en los desafíos que se presentan en su crecimiento); en definitiva, generando un elevado nivel de estrés que repercute en su organismo.

Como interpreta el niñx este abandono?

El niñx espera amor, apoyo y presencia de sus padres en todas sus etapas de crecimiento; ya que para él es imprescindible sentir que se preocupan por lo que necesitan a nivel afectivo y como se sienten. Es en la infancia donde aprenden a gestionar sus emociones y sentimientos, para saber como posicionarse en cada momento y vivir sus propias experiencias desde la seguridad y una autoestima fortalecida.

La falta de tiempo como respuesta a sus necesidades o "eso son tonterías", "el miedo está en tu cabeza", etc; es decir, hacer que el niñx repima y no comunique todas estas inquietudes, curiosidades, emociones, necesidades por entender, además de limitar y frenar su desarrollo y aprendizaje, se transforma en una situación o hábito complejo, confuso, ya que en su lenguaje esto significa que él y lo que él dice, no es importante, que a sus padres no les preocupa y que son distantes con él.

Un niñx siempre busca la aceptación de sus padres, con ello forma su carácter y personalidad.

En cambio si siente que no le dedican atención o no los escuchan, se sienten como algo secundario. Viven esta situación con sufrimiento que no saben gestionar, porque no comprenden porque lo rechazan si vuelca todas sus atenciones y amor en sus progenitores. Ellos representan un puerto seguro y son sus puntos de referencia. Los niños aprenden de lo que ven, del ejemplo.

El afecto, la vinculación, la interactuación entre padres e hijos es fundamental para que crezcan psicológicamente sanos y sin brechas emocionales que no los inviten a reprimirse emocionalmente, encerrarse en su mundo o incluso buscar estos vínculos afectivos en el lugar equivocado.

Debemos recordar, que un niñx todavía no tiene la madurez y comprensión emocional de un adulto, porque sus estructuras cognitivas y psicológicas todavía están formándose, por eso la vinculación, afectividad, refuerzo positivo y escucha activa, son tan importantes para el desarrollo y crecimiento de la crianza. Los necesita para crear una emocionalidad sana y una personalidad sin carencias. Un niño es parte activa de la familia, no olvides darle su lugar.



En la EIDH, te asesoramos y ayudamos para redirigir esta situación y solucionar las carencias afectivas. Solicita información.



Yolanda Castillo

#eidh #EIDH #escuelaintegralparaeldesarrollohumano #educarintegrarcrecer #blog #educación #valores #educacionemocional #valores #progreso #educacionactiva #vinculacionafectiva #abandono #abandonoemocional #infancia


33 vistas

Tlm.      +34 610 94 05 16

         

              

  • Facebook - Círculo Branco
  • Instagram - White Circle
  • Blogger - Círculo Branco
  • YouTube - Círculo Branco

©2019_EIDH_Escuela_para_el_desarrollo_humano